Horror en Pueblo Doyle

Llegó a la comisaría sin aliento. Estaba golpeada y había corrido mucho. Todavía agitada le relató desordenadamente a los oficiales de turno el horror en que vivía hace más de ocho meses.

“Cuando escapó fue a hacer la denuncia a la comisaria de la mujer, allí contó que estaba privada de su libertad, que le daban de comer por debajo de una puerta y que la tenían encerrada en una pieza con un nene de dos años”, afirmó Marcelo Manso, fiscal de la UFI Nº11 de San Nicolás en declaraciones para este medio.

El dramático episodio tuvo lugar en las últimas horas en la localidad de Pueblo Doyle en San Pedro. La víctima de 21 años está embarazada de tres meses y permanecía encerrada en un pequeño cuartito de chapa en la casa de sus suegros junto a su hijo de dos años. “Al nene lo sacaban entre dos y tres horas por día y después se lo devolvían”, confirmó Manso.

Según el relato de la joven, también era maltratada y el único momento en que salía de esa pieza era cuando sus suegros la llevaban a visitar a su esposo al penal de San Nicolás, donde se encuentra detenido por un caso de abuso sexual.

En la unidad carcelaria era obligada por su marido a mantener relaciones sexuales y producto de estos encuentros habría quedado embarazada. Según se pudo comprobar, la víctima ya había radicado una denuncia previa por maltrato contra este hombre.

Hasta el momento la justicia realizó dos allanamientos, en los que se encontraron cinco niños que fueron trasladados al instituto de menores municipal y se recolectó material de interés para la causa. “En los operativos secuestramos algunos elementos que coincidirían con lo que esta mujer dijo que usaban para maltratarla. Respecto a los niños, no todos son nietos de los imputados”, corroboró Manso.

De acuerdo a los primeros resultados de la investigación, el hecho habría sido motivado por el interés de cobrar las asignaciones familiares que recibía la joven. Los acusados todavía se encuentran en libertad pero sería inminente el pedido de detención.

FUENTE