Eduardo Izaurralde: “Están siguiendo hombres y no ideas”

En dialogo con el vicepresidente de la Juventud Radical, puso los puntos sobre las íes ante la crisis institucional que tiene el partido radical en Ramallo.

Debido a que dentro de poco tiempo la UCR del partido de Ramallo, tendrá sus elecciones, dialogamos con el actual vicepresidente de la Juventud Radical, el prof. Izaurralde, y nos puso un poco a la corriente que es lo que sucede dentro del entramado y cual es su postura hoy.

¿Cuál es la situación de la UCR Ramallo?

-La misma que viene repitiéndose interna tras interna. Sólo que esta vez no existe el poder digitador del municipio ni el apoyo en las urnas de los vecinos de Ramallo. Parece que no se aprendió nada del no rotundo que recibimos en las elecciones. Siguen peleando por cargos y disputándose el mando de la mesa del club, dejando afuera la renovación real y esperada por los afiliados y los ramallenses.

¿Las listas no expresan la renovación?

-Las renovaciones reales se hacen con proyectos claros, nuevos, refundacionales, frente a modelos decadentes que expresan dirigentes conservadores atornillados a las sillas. La historia dice que es así. Acá estamos presenciando actores secundarios peleando batallas de dos dirigentes caducos que deberían estar sumando desde el costado con su experiencia pero no quieren correrse del centro. Nadie deja de reconocer su valor y su importancia, pero es hora de renovar de verdad.

¿En la lista de juventud paso lo mismo?

-No, en juventud se dio el ejemplo. Mi espacio no intervino en nada que pudiera contaminar el nuevo armado, el nuevo proyecto. Se encargaron libremente de reunirse, consensuar un horizonte para continuar con las banderas que les dejamos y hoy van a ser los representantes de los jóvenes radicales. Y esto lo hicimos desde la convicción de que las renovaciones deben ser así. Sin palos en la rueda. Cuando uno cumple con su mandato se retira para que los nuevos renueven aires, corrijan lo que se hizo mal y continúen lo que se hizo bien. Nadie nos puede decir que no predicamos con el ejemplo.

¿Se puede abstraer la realidad de la Juventud Radical a la de Mayores?

-Ese fue el sello de mi paso por la juventud y la principal bandera que dejamos. La independencia no se pide, se gana. Y nosotros nos la ganamos cuando optamos por nuestra dignidad militante y el respeto a la palabra empeñada. En las elecciones pasadas teníamos el reconocimiento puesto en compromiso por parte del gobierno municipal y del presidente del partido para que el proyecto político se renovara y que la juventud estuviera representada en lugares de importancia en la lista garantizando el espacio junto a los derechos ganados por nuestra generación. Pero al llegar los días de armado, se encerraron en una mesa chica de espaldas a los afiliados, los militantes, los jóvenes y decidieron poner a desconocidos sin militancia. Y esa fue la razón por la cual dijimos no y nos fuimos. Fue difícil porque muchos creían que valía mas un triunfo electoral seguro que la dignidad y se alegraban de repartir pochoclos con boletas. Después de los resultados, se agarraron la cabeza y nos reconocieron la postura. La banda pochoclera fracaso pero parece que no aprendió nada.

¿Por qué no pudieron llevar estas ideas en una lista de mayores?

-Porque misteriosamente todos aquellos que tuvimos diferencias con los viejos dirigentes y que siempre, en minoría, levantábamos la voz para revivir la idea de renovación, estamos desafiliados. Y no por desición propia. Sino que se parece mas a una metodología para echar, educadamente, del partido a los nuevos. De esa manera perpetuar la decadencia que vivimos.

¿Pero no sos vicepresidente? ¿Cómo podes estar en un cargo sin estar afiliado?

-Así de incoherente es la situación en la Unión Cívica Radical. Pero lamentablemente no soy el primero. Años antes me toco presenciar en una interna a un radical que enojado por haber sido borrado de los padrones tiro sobre la mesa su medalla al mérito por los 50 años de afiliación. Cuando me acerque para hablar con él me dijo:”No te preocupes por mi y los míos. Preocupate por vos y los tuyos. Si el partido echa a un viejo puede seguir. Pero si echa a los jóvenes se muere”.

¿Cómo se soluciona esta situación?

-Se hace difícil porque están siguiendo hombres y no ideas. Yo al ver la falta de consenso hubiera propuesto ir hacia una acefalía consciente, con una declaración de todos los espacios para decretar un estado de asamblea permanente recibiendo a todos los radicales con o sin afiliación para ser escuchados en plano de igualdad con todos los demás dirigentes. Seguramente si esto se hubiera hecho, la renovación no tendría obstáculos para concretarse. Porque renovar no es solamente cambiar de nombres y de edades, significa tener un proyecto superador para refundarse. Y nosotros, los jóvenes lo tenemos.